Saltar al contenido

¿Como hackear sin necesidad de ser especialista?

Si no estás familiarizado con el término, “hackear” define la acción de entrar de forma abrupta y sin autorización a un sistema de cómputo o a una red.

Por eso, recomiendo tomar con pinzas los métodos y recomendaciones de este blog, y emplearlas con prudencia, reitero que en ningún momento se pretende enseñar cómo hackear cuentas.

Antes que nada, quisiera aclarar que no intento alentar a ninguna persona a realizar este tipo de acciones, ya que, además de violar la privacidad de otros usuarios son acciones que potencialmente podrían ser penadas por la ley y traerte graves consecuencias.

¿Que es un hacker?

La definición de hacker lleva siendo objeto de polémica desde hace años. El diccionario de la Real Academia de la Lengua Española (RAE) equipara el significado de hacker al de pirata informático, esto es, “una persona que accede ilegalmente a sistemas informáticos ajenos para apropiárselos u obtener información secreta”, una definición que ha provocado airadas quejas de los profesionales que se dedican al mundo de la ciberseguridad.

Y es que, más allá del concepto del diccionario o de la visión que tengamos de las películas, un hacker es un profesional cualificado que, tal y como se recoge en Wikipedia, se dedica a la seguridad informática y tiene conocimientos avanzados de sistemas operativos, protocolos de programación, redes… En definitiva, un experto que es capaz de detectar vulnerabilidades informáticas y ofrecer soluciones para resolverlas.

Por aclarar conceptos: mucho más aproximado a esa visión ilegal es el término “cracker”. ¿Qué es un cracker? Precisamente todo lo que se achaca de forma errónea a los hackers. Es decir, aquellas personas que acceden a sistemas informáticos sin autorización y con un ánimo de lucro, protesta o simple desafío. Hablar de ciberataques es, por tanto, referirnos a los crackers y hablar de ciberseguridad es hacerlo de los hackers.

¿Sabes qué es el Hacking Ético? El conjunto de normas éticas que guían a los hackers para que, una vez que hayan detectado fallos de seguridad los reporten o impulsen medidas para su solución sin comprometer o poner en peligro cuestiones tan importantes como la protección de datos en la Red.

¿Puedo aprender a hackear?

A menos de que seas un genio de la criptografía, es casi imposible aprender a hackear en sólo un día. El algoritmo es muy complicado y es difícil ponerlo en la práctica .

Siempre has tenido el deseo de aprender a hackear cuentas, pero crees que es muy difícil o que solo puedes hacerlo si tienes conocimientos avanzados sobre informática

En un principio, hackear se utilizaba en los “viejos tiempos” para conocer información general sobre sistemas y la tecnología de la información. Hoy en día, por culpa de unos cuantos actores de villanos, hackear tiene connotaciones oscuras. De manera inversa, muchas corporaciones contratan hackers para probar las fortalezas y las debilidades de sus propios sistemas. Estos hackers saben cuándo parar y la confianza que demuestran les hace ganar un gran salario.

Llegados a este punto y con esta necesidad de expertos en ciberseguridad, la pregunta es evidente ¿cómo aprender hacking? Para todos aquellos que estén interesados en aprender seguridad informática, el consejo que la mayoría de expertos ofrecen es que aprovechen todas las posibilidades, muchas de ellas gratuitas, que les ofrece Internet para comenzar un camino, el de experto en ciberseguridad que aún tiene mucho de autodidacta.

Si quieres aprender hacking desde cero, tienes a tu disposición múltiples caminos que te pueden ser de utilidad para comenzar a aprender seguridad desde un punto de vista básico. No existe un manual del hacker, formarse como experto en ciberseguridad es una labor que depende de mucha lectura y trabajo.

¿Es posible hackear por ejemplo Facebook?

Al existir tal interés en poder hackear a otros, surgen muchas páginas y publicaciones dedicadas a ofrecer este “servicio” ofertándolo con una gran facilidad, sea que pidan dinero a cambio del servicio o no.

La amplia mayoría de estas páginas que ofrecen hackear Facebook, sea gratis o no, en cambio ponen en riesgo la información personal de la persona que quiere hackear a otros.

En estos casos, la curiosidad no solo mato al gato sino que luego “la curiosidad” publicó sus nudes y le vació la cuenta bancaria. Ya que, en la mayoría de los casos los pasos iniciales en estas páginas que afirman hackear el Facebook de otros implica colocar la cuenta de Facebook propia o dar acceso a tu cuenta de Facebook.

De esta manera, vas a poder “trollear” a tus amigos, o en su defecto instalar algún programa en su computador para hacer el hack pero en realidad estos programas robarán tu información, desde tu computador y teniendo amplio acceso a todo lo que se navegue desde ese computador, como correos, bancos, los impuestos, etc.

Entonces muchas veces hackear un Facebook no requiere de mayores artimañas, sino que puede hacerse desde la ingenuidad propia o de otros. En tales casos, se nos ofrece hackear a otros y resulta que damos acceso a malware para que publique spam desde nuestra cuenta para molestia de nuestros contactos, quienes pueden caer en la misma trampa gracias al spam que producimos.

Otras veces la persona es incluso más ingenua y genera el spam voluntariamente a cambio de algún ficticio premio. Como mantra para la vida: ¡Use su sentido común! Si es gratis y de origen dudoso, 99.9% de probabilidad que sea un engaño.
Pero como todos los días nace un tonto y esos tontos ahora tienen acceso ilimitado a Internet, puedes usar eso para tu beneficio. Y, claro está, si tus intenciones no son ilegales, esto puede servir para informarse y protegerse de estos ataques.

Si estás listo para zambullirte y aprender el arte, ¡te compartiremos algunos consejos para que empieces!

Consejos

Hay una gran diferencia entre un hacker y un cracker. Un cracker está motivado por razones maliciosas (digamos, el dinero), mientras un hacker trata de conseguir información y ganar conocimiento a través de la exploración (“traspasando la seguridad”) a cualquier precio y de cualquier forma, cosa que no siempre es legal.

Aunque es excelente que haya muchas áreas de entrenamiento legales y seguras para cualquier persona, la triste realidad es que no llegarás a ser ni siquiera mediocre si no realizas acciones potencialmente ilegales. No serás nadie si no encuentras problemas reales en sistemas reales, con el riesgo real de ser atrapado. Tenlo en mente.

Recuerda: hackear no tiene que ver con entrar en las computadoras para conseguir un buen trabajo remunerado, vender secretos en el mercado negro ni ayudar a alguien a comprometer equipos seguros. No estás aquí para ayudar al administrador a hacer su trabajo. Estás aquí para convertirte en el mejor.

A menos que seas un experto o un hacker profesional, usar estas tácticas en una computadora de una corporación famosa o el gobierno es buscarte problemas. Ten en mente que existen personas con más conocimiento que tú que protegen esos sistemas como forma de vida. Una vez que los encuentran, monitorean a los intrusos para dejar que se incriminen solos antes de tomar una acción legal. Esto significa que podrías pensar que tienes acceso libre después de hackear un sistema, cuando de hecho estás siendo observado y puedes ser frenado en cualquier momento.

Ten en mente que si tu objetivo no está haciendo lo mejor posible para mantenerte fuera, no podrás volverte bueno. Por supuesto, no te pongas engreído, no pienses que eres el mejor de todos. Haz que este sea tu objetivo: debes volverte mejor y mejor. Todo día que no aprendas algo nuevo es un día desperdiciado. Tú eres lo único que cuenta. Mejora a toda costa. No hay medias tintas, debes entregarte por completo. Como diría Yoda: “Hazlo o no lo hagas. No existen los intentos”.

Los hackers son los que construyeron el Internet, hicieron Linux y trabajan en el software de distribución libre. Es aconsejable ver el mundo hacker con respeto, ya que se necesita mucho conocimiento profesional para hacer cualquier cosa seria en los ambientes reales.

Lee libros que hablen de las redes TCP/IP.

Advertencias

No borres todos los archivos de registro. Más bien, elimina solo las entradas que puedan incriminarte. La otra pregunta es: ¿Existe un archivo de registro de respaldo? ¿Qué pasaría si buscan diferencias y encuentran exactamente lo que borraste? Siempre piensa tus acciones. Lo mejor es borrar líneas de registro al azar, incluyendo las tuyas.

Sé extremadamente cuidadoso si piensas que encontraste un crack muy fácil o un error grosero en un sistema de seguridad. Quizá un profesional de seguridad que protege ese sistema esté tratando de engañarte o de hacerte un honeypot.
Nunca hagas algo solo por diversión. Recuerda que no es un juego hackear una red, sino un poder para cambiar el mundo. No lo desperdicies con acciones infantiles.

Si no confías en tus habilidades, evita entrar en las redes corporativas, gubernamentales o militares. Si encuentras un agujero en esa red, es mejor dejárselo a un hacker más experimentado en el que confíes para darle un buen uso a esos sistemas.

El uso indebido de esta información puede ser un acto delictivo a nivel local o nacional. El presente artículo tiene la intención de ser informativo y debe utilizarse con propósitos éticos no ilegales.

Hackear información del equipo de otra persona puede ser ilegal, así que no lo hagas a menos que estés seguro de tener el permiso del dueño del equipo al que estás tratando de ingresar o te asegures de que vale la pena y que no te atraparán.

Aunque hayas escuchado lo opuesto, no ayudes a nadie a poner parches en sus programas o equipos. Esto se considera extremadamente patético y lleva a ser rechazado de la mayoría de las comunidades de hackers. Y si das a conocer un hallazgo de otra persona, esta podría convertirse en tu enemigo y probablemente sea mejor que tú.

error: